ROSEMARY, EL TABÚ DE LOS KENNEDY

kennedy

Rosemary tenía problemas de aprendizaje desde niña y a los 20 años, edad que tenía en esta foto, también de actitud, según sus padres.

La hermana de JFK, Bobby y Ted desapareció en 1941 de los álbumes de fotos de la familia más famosa de EE.UU. La joven, inestable y rebelde, fue sometida a una lobotomía que la condenó a vivir inválida y escondida. El periodista Pierre Pratabuy ha rescatado testimonios y documentos para reconstruir, más allá de las mentiras oficiales, la historia no autorizada de Rosemary Kennedy.

Era simple, inocentona, quizá disléxica, quizá bipolar. Eso nunca se supo. Lo que sí se sabe es que también era rebelde y que representaba un estorbo para su padre. Rosemary era incapaz de medirse a sus ocho hermanos en el seno de una familia ultracompetitiva. Frustrada, tenía berrinches, pataletas, ataques de histeria. Y con 20 años comenzó a escaparse por las noches. Vagabundeaba por las calles de Boston en busca de cariño. Mendigando abrazos de desconocidos. No era capaz de tener novios formales, como sus hermanas, pero tenía una sexualidad tan arrolladora como sus hermanos varones, unos gallitos de los que se alababa su hombría mientras fuesen discretos. Y ella era una mujer. Y su obligación era comportarse como una dama. Pero Rosemary se acostaba con cualquiera. O eso se rumoreaba. Joe Kennedy, el patriarca, ex embajador en Londres y la Santa Sede, estaba abochornado. La joven díscola podía quedarse embarazada en una de sus correrías nocturnas, cada vez más audaces. Sería un escándalo que arruinaría la reputación de la familia. Una mancha en el honor de sus mejores y más inteligentes vástagos, para los que planeaba una carrera política sin parangón. La llevó a psicólogos y psiquiatras. Y dos neurocirujanos, Walter Freeman y Jammes Watts, le propusieron una terapia definitiva. Una solución que entonces se consideraba lo más: una lobotomía. No es que el padre quisiera dejarla lela adrede, sólo tranquilita. Que no importunase.

Así relata la operación en la revista francesa Vingetun el periodista Pierre Pratabuy, que ha reconstruido la desgraciada vida de Rosemary Kennedy, despachada por los biógrafos oficiales de la familia con una conmiserativa nota a pie de página: retrasada mental. «Con la paciente despierta, únicamente bajo los efectos de la anestesia local, el médico abrió un pequeño agujero en cada sien de la joven. Después, con la ayuda de un escalpelo en forma de cuchillo de untar mantequilla que introdujo en el cráneo, empezó a seccionar los lóbulos prefrontales del cerebro, supuesto origen de las afecciones del alma. Durante ese tiempo, y siguiendo el protocolo, Freeman hacía preguntas a su paciente, pidiéndole que recitara el padrenuestro o canturreara el himno nacional. Mientras sus respuestas fueran coherentes, Watts seguía cortando. Finalmente, su colega le pidió que parase. La enfermera que asistía a los dos hombres, traumatizada, dimitió tras la operación de Rosemary, que quedó reducida a la edad mental de un niño de corta edad.» Tenía 23 años. Vivió confinada hasta su muerte, a los 86, en una institución psiquiátrica. Seis décadas de olvido y de vergüenza.

Rosemary fue una niña deseada. Nació el 13 de septiembre de 1918 en la residencia de la familia Kennedy en Boston. Se llevaba tres años con Joseph Junior, el ojito derecho de papá, y uno con JFK. Su madre, Rose, después de dos varoncitos, anhelaba una niña. Todo estaba dispuesto para el alumbramiento, pero, según la historia oficial, el ginecólogo de la familia llegó tarde y la cabeza de Rosemary se atoró en el canal del parto. Su cerebro estuvo privado de oxígeno durante unos instantes preciosos. Conforme fue creciendo se quedaba embobada, le costó aprender a caminar, a sostener la cuchara y a leer, aunque finalmente lo consiguió e incluso escribía largas cartas y llevó un diario íntimo. En la escuela informaron a sus padres de que su cociente intelectual era bajo y que no era capaz de seguir el ritmo de la clase. Algunos compañeros se burlaban de ella y se enzarzó en más de una pelea, lo que le granjeó fama de colérica. Con la excepción de Eunice, sus hermanos tampoco tuvieron paciencia con ella.

Su retraso era muy leve, según el historiador Edward Shorter. La lista de las cosas que podía hacer superaba con creces a las tareas que le resultaban irrealizables. Rosemary era muy responsable. La dejaban a cargo de seis niños cuando visitaba la casa de cierta amiga. Se los llevaba a la playa, los vigilaba, nadaba con ellos, les daba de merendar y, de regreso, los acostaba y les leía un cuento. Tenía unos modales exquisitos en la mesa. Dio clases de baile y acompañaba a sus hermanas a las fiestas, aunque no sabía flirtear y terminaba bebiendo ponche en un rincón. Jugaba durante horas al tenis con su madre y era una nadadora excepcional. Solía ganar a sus hermanas. Y se enfadaba si perdía. Nadar era una de las pocas ocupaciones en las que superaba al resto del clan. Y gozaba contándole a su padre sus hazañas en la piscina. Podía presumir de algo, por fin. Pero si alguna vez Joe se sintió orgulloso de su hija, no lo demostró.

En 1935, Eunice y Rosemary fueron juntas a Europa de vacaciones. «Montamos en barco en Holanda, escalamos montañas en Suiza, remamos en el lago Lucerna. Rosemary podía hacer todas esas cosas tan bien como yo. Nadar, remar… Podía caminar más rápido y distancias más largas. Y era muy divertida.» Al final de aquel verano, Rosemary mostraba grandes síntomas de recuperación. No estaba agitada ni irritable. Hubo más viajes a Europa y, cuando el padre fue nombrado embajador en el Vaticano, toda la familia fue recibida por el papa Pío XII, un acontecimiento del que Rosemary disfrutó especialmente.

Cuando los kennedy regresaron a Estados Unidos en 1940, Rosemary, que tenía 21 años, comenzó a empeorar súbitamente. Su incapacidad para estar a la altura de sus brillantes hermanos la tenía amargada. Comenzó a tener episodios de histeria, lanzaba los platos contra el suelo y golpeaba a los que estaban a su alrededor. También por esa época comenzaron las escapadas nocturnas. Sus padres se alarmaron. «Mi madre la llevó a docenas de médicos. Todos coincidían en que no mejoraría y que sería más fácil cuidarla en una institución psiquiátrica», recuerda Eunice. Una idea que ya se había barajado cuando Rosemary era quinceañera. El padre entonces se opuso, pero en el otoño de 1941 el comportamiento de Rosemary lo tenía abrumado. Así que recurrió a una medida desesperada, pero elegante en aquella época: la lobotomía. No era un tratamiento típico, pero sí estaba de moda entre las familias adineradas, como el electroshock. Joe Kennedy no le dijo nada a Rosemary de la arriesgada intervención que estaban a punto de practicarle ni a su esposa, Rose. Fue una decisión tomada por el jefe del clan. Incontestable. El resultado fue devastador. En aquella época, las familias se avergonzaban si tenían hijos retrasados o con problemas mentales. Los escondían. Los recluían. ¿Qué hacer con aquella criatura que salió del quirófano con la mirada ausente y condenada a babear de por vida? Joe la hizo desaparecer. Así de simple. No se supo nada de ella durante siete largos lustros.

Chicago, 5 de octubre de 1975. Peter Nolan, reportero de la cadena de televisión CBS, anda de cabeza. Acaba de saber que Rosemary se ha extraviado. Eunice ha dado la alarma después de perderla de vista a la salida de misa. Por la radio se emite un aviso de búsqueda: 57 años, pelo negro, pantalón rojo, abrigo blanco, caminar vacilante. Nolan es el primero en verla en una esquina. «Estaba mirando un escaparate con la cabeza inclinada. Detuvimos el coche y me acerqué», recuerda. «Le pregunté si estaba buscando a Eunice. No dijo una palabra.» Justo en ese momento, una patrulla la sustrajo de la curiosidad del periodista y la llevó con su hermana. Al día siguiente, la noticia saltaba a todos los periódicos y América descubrió a «la Kennedy que nadie conocía». Recluida en el convento de Santa Colette (Wisconsin), «los visitantes no tienen derecho a verla y la familia se niega a hablar de Rosemary», según un artículo de la época del Chicago Tribune.

Rosemary murió el 7 de enero de 2005, en el Memorial Hospital de Fort Atkinson (Wisconsin), a una decena de kilómetros del convento donde pasó su existencia después de la lobotomía. La instalaron en un pequeño pabellón de ladrillo construido para ella en el edificio reservado a las estancias de larga duración. Allí vivió 57 años, rodeada de varias enfermeras cuyas supervivientes no han querido contar nada, aparte de repetir que «Rosemary fue feliz en todo momento».

Según la versión oficial, fue la degradación repentina e inexplicada de una deficiencia innata lo que provocó su aislamiento, no la operación. El drama de Rosemary apenas merece atención en la copiosa bibliografía sobre los Kennedy, aunque inaugura la maldición que persigue al clan: la muerte de sus hermanos Joe Junior en la guerra, de Kathleen en un accidente de avión y los asesinatos de JFK y Bobby. Rosemary sigue siendo tabú y reconstruir su historia es como armar un rompecabezas. Una pieza importante para hacerlo es el libro de memorias que Rose, la madre indestructible fallecida a los 104 años, publicó en 1974, dedicadas a su hija y a sus semejantes «mentalmente deficientes, pero sanos de espíritu». En ellas cuenta que «Joe y yo consultamos a los mejores especialistas, que nos aconsejaron cierta clase de neurocirugía. La operación puso fin a las crisis convulsivas y los accesos de violencia, pero también convirtió a Rosemary en una inválida. Perdió todo lo que había ganado durante años gracias a su esfuerzo y a nuestro cariño. Dejó de tener autonomía y necesitaba vivir bajo el cuidado de otra persona». La familia Kennedy jamás reconoció públicamente que aquella «clase de neurocirugía» fue una lobotomía.

Durante la guerra, la `desaparición´ de Rosemary pasó inadvertida, pero el rápido ascenso de JFK obligó a la familia a dar explicaciones. En junio de 1953 se publicó un artículo sobre el prometedor político donde se cuenta que el clan al completo se había movilizado para su campaña al Senado a excepción de Ted, en el Ejército, y Rosemary, «institutriz en Wisconsin». Seis años más tarde apareció la primera biografía del candidato presidencial. Su autor, amigo de la familia, afirmó sin pestañear que Rosemary «se ocupa de niños retrasados». La mentira era tan descarada que poco después Joe Kennedy ofreció otra versión a la revista Time: su hija mayor había sido víctima durante la infancia de una «meningitis espinal». La pregunta es: ¿realmente era retrasada o padecía otra enfermedad? Para Gerald O’Brien, profesor de la Universidad Southern Illinois, la minusvalía psíquica pudo degenerar en una forma de depresión agresiva, lo que explicaría sus accesos de cólera. Otros expertos descartan la deficiencia innata, explicando las dificultades escolares de Rosemary por una dislexia. Los diplomas que obtuvo o su participación como monitora en un campamento no encajan con lo que se quiere hacer creer. Lo que es seguro es que Rosemary no encajaba en el molde. Ella era consciente de que no estaba al nivel de la familia. En 1934, internada en Rhode Island, escribió a su padre: «Haría cualquier cosa para hacerte feliz. Detesto decepcionarte de esta manera. Ven a verme. Me siento muy sola». En un principio, Joe se conformó con mantenerla aislada, pero cuando la carrera de sus hijos varones empezó a prosperar, se lo jugó todo con la lobotomía. E incluso le vio el lado positivo: «Después de todo, la resolución del problema de Rosemary ha sido esencial para permitir a todos los Kennedy llevar sus vidas de la mejor manera posible», explicó a su hermana Anastasia en una carta de 1958. Eunice fundó los Special Olympics, una competición deportiva para minusválidos psíquicos, como homenaje a Rosemary. Y, quizá, también como expiación.

13 comentarios:

Anónimo | 27 de julio de 2009, 17:14

Increible, la verdad que existen muchas verdades ocultas en el mundo.

Anónimo | 26 de agosto de 2009, 23:38

Lo más triste de todo esto es que una familia AISLE de esa forma y por completo a un miembro de su propio seno. Esto es muy doloroso. Un Pecado inminente!! desechar, despreciar, botar, apartar, olvidar, borrar, a alguien que es tu propia sangre. Peor aún tratar de aplicarle una operación que ellos identificaron como necesaria para que de una sola vez y por todas dejarla como inválida y practicamente sin vida!! netamente OLVIDADA!!! Pero la Palabra de Dios Dice: "No hay nada oculto que no haya de ser manifestado" Así que, en el juicio final se sabrá TODO! Tendran que rendirle cuenta a DIOS MISMO!!! DE LO QUE LE HICIERON...

Anónimo | 15 de octubre de 2009, 3:26

El precio que tuvo que pagar Joe Kennedy, por el daño irreparable a su hija Rosemary... sufrir el asesinato de sus dos hijos brillantes, y caso curioso los dos fueron muertos de certeros balazos en la cabeza, el como padre se puede decir permitio que le sacaran tejidos cerebrales de su hija a los cirujanos que hacian sus experimentos con la humanidad y los medicos que recibieron los cuerpos agonizantes de sus hijos luchaban para reponer los tejidos cerebrales que las balas asesinas sacaran de sus cabezas. El jefe del clan Kennedy se puede decir que tambien mato a su hija Rosemary al dejarla inservible de por vida. Dios es MISERICORDIOSO pero tambien es JUSTICIA.
Gedeón Valverde
Perú

Anónimo | 18 de octubre de 2010, 0:52

La verdad que me he quedado impresionada con esta historia. Me la ha mandado en clase para estudiar los trastornos psicopatológicos e indagar en la historia de como la sociedad ha mejorado en ese aspecto y ayuda a los pacientes con esa y otras clases de problemas a ser más independientes y mejorar su calidad de vida.

Pena me da por la sociedad de entonces que se regía por esas normas y creían que eran más acertadas, pero siento asco por esos médicos si escrúpulos que sentían que así ayudaban a las personas sin nisiquera haber analizado las consecuencias de ese acto tan denigrante

Anónimo | 25 de julio de 2011, 2:59

Se puede decir que , en toda familia hay alguien excepcional.Dejemos de tonterías de:¡Los Borja¡,,o¡que la familia tal, son de buen linaje.Pero por favor,demos buena atención a nuestros hijos y no los tratemos como los imbeciles o la desgracia de la familia; y pienso que eso sucedió con la prestigiosa familia KENNEDY.

Anónimo | 22 de enero de 2012, 20:02
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo | 6 de febrero de 2012, 10:01

Los tiempos cambian. Tenemos mejores medicamento para controlar la depresión. Hoy en día su situación hubiera sido más amable. Sería la madrina de todas las obras benéficas a favor de los disléxicos y retrasados mentales que financiara la familia. Y no hay que ser tan hipócrita ya que en esos años todo el mundo ocultaba los deformes y los retrasados.

Anónimo | 19 de febrero de 2013, 11:37

Los deformes y retrasados estamos hasta los cojones y los ovarios de que se nos impida vivir con dignidad. Los perfectos y los adelantados pueden seguir creyendo que la pastilla, la terapia o el milagro les permitirá esquivar el natural devenir de la humanidad. Vivir es convivir, la diversidad es el síntoma de la normalidad en naturaleza. Convivir con la diversidad es lo natural, lo otro, ocultar y apartar, es la mixtificación de la anormalidad.

Alejandro Conde | 23 de julio de 2013, 6:57

Nada ha cambiado, o a acaso a los bipolares no nos cercenan ( pretenden al menos) la palabra por el mero de hecho de decir lo que normalmente piensan TODAS LAS PERSONAS, pero no tienen el coraje de decirlo?

Anónimo | 21 de octubre de 2013, 23:55

me dio mucha tristesa la vida de esta mujer pero el papa es el que estaba enfermo de poder al fin de cuenta en que termino todos muertos los kenedy
para que tanto guardar las apariencias si se los comieron los gusanos en la tumba a los kenedy

Anónimo | 24 de noviembre de 2013, 3:20

Realmente triste la historia de esta mujer.

Gracias por la información,

INTRPL | 25 de diciembre de 2013, 10:43

Un padre HIJO DE PUTA. Otra definición no le cabe.

Anónimo | 8 de diciembre de 2014, 13:24

No conocía la historia de esta mujer. Me he enterado por casualidad, lo que ha hecho que buscara más información en Internet y localizara esta página.
Nuestra venida al mundo es una lotería. El país, la cultura, la familia, la situación económica, etcétera, que nos encontramos al nacer pudiera parecer que marcarán nuestro futuro, nuestra felicidad en la vida. Pero, a veces, a pesar de tenerlo todo a favor, el destino se tuerce. Ella que parecía nacer con estrella, se estrelló, o la estrellaron (...y es que hay cariños que matan). De todas formas todos los días nacen millones de niños estrellados, y no parece que eso sorprenda a mucha gente nacida con estrella, como nosotros, como yo. Si Rosemary hubiera nacido en el seno de una familia pobre de África subsahariana, o de otros muchos lugares del mundo, su historia no me hubiera impactado como lo ha hecho, y no se estarían aportando comentarios aquí desde hace 5 años.

Publicar un comentario en la entrada

Déjanos tu opinión aquí